16 oct. 2008

Joan Margarit

Hoy sólo queda rendirse ante Joan Margarit. Anoche dio una lección de lo que debe ser la poesía y lo que debe ser un poeta. Me quedo sobre todo con una frase: "los poetas de lo que deben preocuparse es de hacer un buen poema".

Pues ahí va un buen poema del maestro Margarit:


Ulises en aguas de Ítaca

Vas llegando a la isla, ahora sabes

qué es el azar. Vivir, qué significa.

Tu arco será polvo en un estante.

Polvo será el telar y la pieza que teje.

Los pretendientes, que en el patio acampan,

son sombras de los sueños de Penélope.

Vas llegando a la isla mientras bate

el mar contra las rocas de la costa,

igual que el tiempo contra la Odisea.

Nadie tejió nunca tu ausencia. Nadie

vino tampoco a destejer tu olvido.

Por más que, a veces, la razón lo ignore,

Penélope es la sombra de tu sueño.

Vas llegando a la isla: las gaviotas

cubren la playa y no se moverán

cuando al pasar no dejes huella alguna,

pues tú no existes: eres la leyenda.

Quizá un lejano Ulises murió en Troya,

y quizá lo lloró alguna mujer,

pero en el sueño de un poeta ciego

continúas salvándote:

en la frente de Homero, riguroso,

eterno, cada vez que rompe el alba

un solitario Ulises desembarca.



(de Luz de lluvia)

No hay comentarios: