29 jun. 2015

Hermanos de nadie, y otros azares con Iván Onia

No lo oculto: afinidad estética y afinidad por su persona. Ahora que los azares han hecho que conociera a Sara Castelar, responsable de Karima Editora, y ésta me enviase Hermanos de nadie, afronto con interés este recorrido. Aquí os dejo algunas anotaciones.


# La primera impresión. Gran sentido del ritmo. Los poemas se comportan como himnos/oraciones (espacios de lo compartido).

# Lo cotidiano hecho fortaleza en la palabra. Onia quiere que indaguemos en el poema, que nos dejemos llevar por su corriente. Por eso no da pistas, de ahí que cuando quiere titular un poema lo ponga al final, buscando la verdad adánica. Descubriendo el paraíso verbal sin ideas preconcebidas.

# Poemas largos. Breves. Poemas en prosa. No tiene que demostrarle nada a nadie. Hace lo que le atrae.

# Releer poemas escuchados en Chichimeca Lab, como el que habla de una pluma Parker, de un gato, para "contemplar al universo romper sus poleas en el vértice de dos azares que se encuentran".

# "Somos los funcionarios de la tribu", leo esto y algo se detiene.

# Las distintas partes del libro se delimitan no por títulos, sino por citas de autores: J. Hierro, Umbral,... Aunque en el índice sí se cita por títulos , y responden a versos destacados en la lectura en MAYÚSCULAS.

# Fuerza de los poemas en prosa.

# La naturaleza está muy presente, especialmente en la sección "Animal clandestino y propio".

# La obra marca un completo itinerario de lecturas, de referencias a través de las citas.

# Y la sorpresa llega. Con otra propuesta, con "Las vidas posibles". Una reflexión sobre la otredad. Los "yoes" y los "no yo" -"puedo ver lo que aún no he sido"-.

# Poema ecológico, cierra el libro, proviene de su participación en Moguer en el Encuentro de Verdes Escritores y Escritoras, otra filia compartida.


Cierro Hermanos de nadie tras varios días de lectura. Son poemas a degustar en buenos sorbos. Atentos, Iván Onia ya ha dicho, y aún le queda por contar. Aún le quedan muchos azares literarios. Y si no vean las espaldas con las que se ha encontrado su anterior libro, Galería de mundo y olvido (Ediciones En Huida, 2013), con la intervención que ha hecho Mirian Picón Ruiz, en espacios y cuerpos.