1 feb. 2009

De compras

En la mañana de ayer me acerqué a la librería más grande que tenemos por Huelva, con la intención de encontrar un libro concreto -Coma, de José Daniel García-, aunque mentalizado para llevarme cualquier en caso de que no estuviera. Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que habían cambiado la sección de poesía de ubicación. De primeras, y a distancia, no me pareció del todo mal, pues parecía una estantería más grande. Pero al acercarme resulta que estaba detrás de un columna, pero cuando digo detrás me refiero a que apenas cabe una persona entre la columna y la estantería. Y para acceder detrás de la columna, han puesto un ploter en uno de su laterales, y sólo hay acceso por uno de los lados de la columna, haciendo además que la iluminación se escasísima, por no decir nula, y me costó bastante trabajo leer los lomos de los libros. Y tras un sobreesfuerzo, y para colmo, resulta que no es que no hubiera el libro que iba a buscar, sino que la colección Hiperión estaba por completo ausente; impresionante. Al final me fui sobrecogido, sin ganas de llevarme ningún libo, y pensando que esa es la mayor librería de Huelva; pues sí que lo lleva claro la poesía...

No hay comentarios: